La Formación Cristiana en los NIÑOS

Julio 2013 | Mes de la Niñez

“Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios.” Lucas 18:16

Mis santos hermanos ante la presente temática encontramos que a través de las Sagradas Escrituras el criar hijos se consideraba una maravillosa bendición de Dios, una experiencia grata, gozosa. Hoy uno de los mayores privilegios de la vida sigue siendo el hecho de traer un bebe al mundo… un pequeño ser humano vulnerable que confía en nosotros para todas sus necesidades. ¡Qué maravillosa oportunidad es enseñar a estos pequeños a amar a Dios de todo corazón, y servir a su prójimo toda la vida! ¡No hay llamado más grande que ese! Nuestros hijos crecen rápidamente, y los días en que estuvimos juntos en casa se vuelven un recuerdo distante. Por eso debemos aprovechar al máximo todo momento en que estamos criando hijos.

Ciertamente Dios te ha prestado a tus hijos por un tiempo, porque en realidad son de Él. Él los ha puesto en tus manos para que tú ayudes en su formación y los conduzcas a su Creador. ¡Es tu tarea! Veamos lo que enseñan las Escrituras sobre esto. Deuteronomio 4:9 “…las ensenaras a tus hijos y a los hijos de tus hijos”; Deuteronomio 6:6-9Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en su casa”; Joel 1:3 De esto contaréis a tus hijos y vuestros hijos a sus hijos, y sus hijos a la otra generación”

El pueblo de Dios tenía el encargo de contar a su descendencia todo lo que había vivido con Dios, relatarles todas Sus maravillas, y enseñarles Sus mandamientos. Cada generación tenía la responsabilidad de pasar la enseñanza de la Palabra de Dios a la siguiente, sobre todo porque había una tradición oral más que algo escrito como lo tenemos hoy. Y junto con la enseñanza de la ley de Dios, debían enseñarles su propio testimonio, lo que habían vivido en su experiencia personal en la salida de Egipto y el camino por el desierto.

Efesios 6:4 “No provoquéis a ira… sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Las Escrituras insisten en que la responsabilidad de la enseñanza espiritual a los niños es de los padres. Enseñanza incluye formación del carácter, buenos hábitos, instrucción en general para la vida y educación cristiana. No podemos dejar esta responsabilidad a la iglesia. Esta hace su parte complementaria, pero la base es de la familia. Los padres son llamados a representar a Dios ante sus hijos y lo hacen por medio de la enseñanza y el ejemplo. Ellos tienen que ver la imagen de Dios en nosotros. Pero también los padres son llamados a presentar a sus hijos ante Dios. Esto se cumple por medio de la oración.

Espacio nos falta para seguir desarrollando el tema pero os invito a escudriñar las Escrituras y sobre todo amar y proteger a nuestros “pequeños”.

Rev. Samuel Torres
Pastor General, ICMNV
E-mail: pastor@ipnuevavida.com

Leave a Reply

Copyright © 2013. Iglesia de Cristo Misionera Nueva Vida | Todos los derechos reservados.