Logrando tus METAS

Septiembre 2013 | Alcanzando nuestras METAS

“…prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Filipenses 3:14

La aplicación espiritual e inclusive material que recibimos de esta enseñanza del Apóstol Pablo es que el éxito de todo proyecto y de todo ministerio que emprendamos estriba en tener un objetivo claro y definido. “Corro, no como a la aventura” “no como a ciegas” o “sin rumbo fijo”. En otra ocasión dijo: “me esforcé a predicar el evangelio no donde Cristo ya hubiese sido nombrado”. Todos sus viajes tenían este propósito.

Lo segundo que aprendemos es que Pablo adoptó una disciplina fuerte y resistente veamos: “Golpeo mi cuerpo”, “obligo a mi cuerpo a que me sirva”. Podríamos decir que toda competencia es dolorosa. El buen deportista sabe bien que sin dolor no tendrá el premio. Los que triunfan deben soportar el sufrimiento hasta límites increíbles, obligando a sus piernas a continuar corriendo aun cuando ya no pueden más.

Lo tercero que observamos es que Pablo  tuvo éxito porque temía ser eliminado: “…no sea que después de haber proclamado a otros, yo mismo sea reprobado”, “eliminado”, “descalificado”. Para Pablo no existía tal cosa como “una victoria segura”. En ocasiones dejamos de pelear o luchar porque aparentemente estamos o nos sentimos que cómodamente ya lo hemos alcanzado. El Apóstol Pablo sabía que debía luchar todos los días porque podía perder el premio. ¿Después de tanto trabajo, persecuciones, desvelos, sufrimiento y preocupación para que la iglesia prospere podría ser eliminado? Si. Eso es lo que dice el texto y seo es lo que en ocasiones seguimos ignorando.

Aprendemos en este pasaje bíblico que lo importante no es simplemente participar, sino participar y ganar.
Cuando se celebra una carrera, del tipo que sea hay un lema deportivo que no debe olvidarse, y es que “…lo importante no es ganar, sino participar” y con esto uno debe emprender la carrera y aunque no gane estar contento porque se ha participado.

Se suele creer que en la fe pasa lo mismo, que el hombre debe esforzarse lo suficiente, andando o corriendo por esta vida, recordando que lo importante es participar. En el texto de hoy, Pablo nos dice que no es así. El versículo 24, recuerda a los creyentes que hay un premio y les recomienda: “Corred, de tal manera que lo obtengáis”. Parece antideportivo que se recomiende al creyente que corra para ganar, pero en ese sentido lo es.

No se está hablando aquí de la salvación, que naturalmente es gratuita y nadie nos puede quitar, sino de una recompensa que recibiremos de acuerdo a nuestro comportamiento aquí en la tierra, una recompensa a nuestra manera de vivir la fe que un día experimentamos. No podemos dejar de ejercer el dominio propio, negarse a sí mismo y demostrar amor en las relaciones con los demás. En este sentido debemos ser ambiciosos, y correr de tal manera, que obtengamos el premio. Ser tan consecuentes en nuestra fe, en esta vida, que Cristo nos ponga a su derecha junto con los corderos que fueron fieles y que recibirán su recompensa.

Como en toda carrera, se necesita una preparación. Alguien no preparado no puede emprender una carrera. Se necesitan técnicas para que nuestro correr sea provechoso, y sobre todo mucha constancia, para que no sean esfuerzos puntuales que no llevan a nada, sino un trabajo constante que nos llevará a la meta, victoriosos. ¿Quieres ganar la carrera?, pues ponga atención a los consejos que Dios nos seguirá dando a través del Sermón Pastoral.

Rev. Samuel Torres
Pastor General, ICMNV
E-mail: pastor@ipnuevavida.co

Copyright © 2013. Iglesia de Cristo Misionera Nueva Vida | Todos los derechos reservados.