Regeneración, Doctrina Bíblica

Abril 2013 | La Verdadera Regeneración…

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” Juan 3:3

Este es un pasaje bíblico muy conocido, predicado y enseñando a través de décadas; no obstante, encierra una de las doctrinas fundamentales de la fe cristiana que merece una reflexión profunda. A este “nacer de nuevo” es lo que se llama en sentido teológico, la doctrina de la regeneración, ¿cómo saber si alguien verdaderamente ha nacido de nuevo o ha sido engendrado por Dios, o nacido de Dios, todo lo cual es la misma cosa?

  1. Los que han nacido de Dios ya no practican el pecado. “Todo aquel que es nacido de Dios, NO PRACTICA EL PECADO…” 1 Juan 3:9
  2. Los que han nacido de Dios no se deleitan con los deseos del mundo. “El mundo” bíblicamente hablando, es todo aquello que tiene una influencia anticristiana; es todo aquello que apela a los deseos de la carne, los deseos de los ojos y a la vanagloria. 1 Juan 2:16.“Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo.” 1 Juan 5:4 “No améis al mundo, ni las cosas que están el mundo. Si alguno ama al mundo, el AMOR DEL PADRE NO ESTÁ EN ÉL. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, NO PROVIENE DEL PADRE, SINO DEL MUNDO.” 1 Juan 2:15:16
  3. Los que han nacido de nuevo tienen un cambio radical con relación a su manera de vivir. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” 2 Corintios 5:17
  4. Viven una vida continua haciendo buenas obras; algunos ejemplos de buenas obras son: predicar a los perdidos, dar de comer al hambriento, visitar a los pobres y a los encarcelados, ayudar a los enfermos, etc. “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Efesios 2: 10

Por lo tanto, si la persona realmente nació de nuevo, las evidencias serán que ya no practica sus pecados pasados, ni quiere nada de la influencia del mundo, su vida ha experimentado en todas las áreas un cambio radical a favor de Cristo y vive sirviendo a su prójimo con buenas obras.

La verdadera regeneración es una nueva creación y transformación de la persona (Ro.12:2) por Dios el Espíritu Santo. Mediante ese proceso se le imparte al corazón del creyente la vida eterna de Dios (Jn 3:16; 2P 1:4), que lo convierte en hijo de Dios y nueva criatura 2 Co 5:17.

Rev. Samuel Torres
Pastor General, ICMNV
E-mail: pastor@ipnuevavida.com

Leave a Reply

Copyright © 2013. Iglesia de Cristo Misionera Nueva Vida | Todos los derechos reservados.